martes, 17 de enero de 2012

Sarkozy arremete contra ETA


  • ANA ROMERO MADRID
  • 17/01/2012 ESPAÑA/El Mundo
  • El Rey condecora al presidente francés por su ayuda en la lucha contra el terror



    Todo empezó con la denuncia de unos empresarios andaluces que se hartaron cuando la comisión que se les exigía alcanzó el 50% de la subvenciónEspaña quiso agradecer ayer a Nicolas Sarkozy los 10 años que lleva poniendo a ETA en el punto de mira. Por ello, el Rey concedió al presidente de la República francesa la más alta condecoración del Estado: el Toisón de Oro, un collar de tres kilos de peso con el mítico vellocino griego cuya historia se remonta al ducado de Borgoña en 1430.

    Ya desde que Sarkozy se convirtió en ministro del Interior en 2002, la banda terrorista comenzó a ser perseguida con fuerza en territorio francés. Entre 2007 y 2012, los años que lleva Sarkozy en el Elíseo, ha sido detenido en Francia casi medio millar de etarras. Los tres últimos, este domingo, como recordó el presidente francés en un fiero discurso contra el terror de ETA.

    «Majestad, no hay más Pirineos en la lucha contra el terrorismo», señaló Sarkozy, que ayer se convirtió en el caballero vivo número 17 de esta insigne orden. «A ambos lados de nuestra frontera hay un mismo objetivo, una misma determinación, terminar definitivamente con la violencia».

    «Sabéis Majestad, queridos amigos españoles, que siempre podréis contar con la República francesa para erradicar esta violencia», continuó el presidente ante la mirada del presidente Mariano Rajoy, con el que coincidió como ministro del Interior, y de tres ex presidentes: Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

    A todos ellos nombró, y en especial a Zapatero, con el que dijo haber trabajado «sin descanso» para «cerrar definitivamente este sangriento capítulo del terrorismo de ETA».

    Aunque no figura en el real decreto por el que se le otorga el Toisón, el Gobierno de Zapatero quiso premiarlo también porque gracias al presidente francés tiene España una invitación permanente en el G20, el foro económico mundial que aspira a desbancar al G8. Sarkozy se hizo eco de ello: «Hoy España es uno de los grandes países, España está en la mesa del G20».

    El Rey destacó que Sarkozy ha tenido a las «víctimas del terrorismo como norte» y lo ensalzó «por haber contribuido de modo constante, efectivo y generoso a luchar contra el terrorismo».

    Sarkozy recordó a esas «mujeres que han perdido al marido, esos padres que han perdido hijos» y afirmó tajante que los terroristas han de pagar tanto si matan en España como en Francia.

    En el Palacio Real, donde tuvo lugar el acto, quedaron ayer muy lejos esos años de la Transición en los que era presidente Valery Giscard d'Estaing y en los que ETA utilizaba Francia como santuario para huir de la Policía española.

    «Quiero transmitiros mi orgullo y el de toda Francia por haber estado en estos últimos años al lado del pueblo español para defender la libertad y el Estado de Derecho contra el terrorismo, y por erradicar sus abyectas manifestaciones: el chantaje, la extorsión, el atentado, la muerte», subrayó Sarkozy.

    Hacía 80 años que España no condecoraba con el Toisón a un presidente francés. Lo hizo Alfonso XIII, el abuelo de don Juan Carlos, con Gaston Doumergue.

    Ahora, según el Rey, las relaciones se encuentran «en uno de los mejores momentos de su historia». Citando a Cervantes, concluyó: «Las amistades que son ciertas nadie las puede turbar».

    Ayer, ni la llamada al móvil que recibió Sarkozy mientras mantenía su encuentro con el Rey previo al acto logró enturbiar una relación que el Gobierno español espera relanzar ahora con Rajoy para reposicionar a España en la Europa del tándem franco-alemán.

    Tampoco el hecho de que la investidura consistió sólo en la imposición de la pequeña joya del vellocino, y no de todo el pesado collar como el presidente francés le pidió entre bromas al Rey.

    1 comentario:

    1. Pues que bien, todo son para bienes y colgantes con pedrerías.

      ResponderEliminar