miércoles, 16 de febrero de 2011

Ballesteros salió del Faisán a los 40 segundos del chivatazo


FERNANDO LÁZARO / Madrid/ El Mundo.

LA SECUENCIA QUE ESCLARECE EL CASO:11.10 h. El etarra Elosua llega a su bar 11.20 h. Graban a Ballesteros en la zona 11.23 h. Comienza la conversación del chivatazo 11.32 h. Concluye la conversación 11.33 h. La cámara capta la salida de Ballesteros

Zapatero embustero

El último informe aportado al juez Pablo Ruz por el equipo de investigadores del chivatazo ha dado un giro radical al caso. Según explicaron a este periódico fuentes de la propia investigación, las cámaras de vídeo que grababan el bar Faisán registraron la llegada del inspector Ballesteros a los alrededores del local poco antes de la delación, y su salida del establecimiento, propiedad del presunto etarra Joseba Elosua, apenas 40 segundos después de que finalizara la llamada del chivatazo.

Zapatero embustero

El informe es una nueva pericial realizada por el equipo dirigido por el comisario Carlos Germán del vídeo que grabó el mismo el 4 de mayo de 2006. Fue aportado al juez el pasado viernes y Ruz lo ha declarado secreto.

En su primer trabajo, los investigadores no habían llegado a ninguna conclusión. Ese peritaje inicial fue realizado cuando el sumario estaba siendo instruido aún por el juez Baltasar Garzón. Pero en la fase que dirige ahora el juez Ruz, se encargó una nueva pericial sobre el vídeo, no sólo a estos agentes de la Policía Nacional sino también a otros de la Guardia Civil. Y los resultados han sido más precisos. Sigue en página 4

Editorial en página 3

En su nuevo informe, los hombres de Germán desvelan una secuencia que está haciendo reconsiderar muchas posiciones en la Audiencia

Zapatero embustero

Nacional. El día 4 de mayo de 2006, a las 11.10 horas, llega al bar Faisán Joseba Elosua, propietario del establecimiento y uno de los responsables de la trama de extorsión etarra que estaba previsto desmantelar en esa fecha.

Apenas 10 minutos después se detecta, y las cámaras lo recogen, la presencia del inspector Ballesteros en la zona del bar Faisán, a las 11.20 horas.

Tres minutos después, (11.23) según el detalle de los informes científicos elaborados por la Policía sobre el seguimiento de llamadas, comenzó lo que se presume que fue el chivatazo, que tuvo una duración superior a los ocho minutos. Esa conversación se le atribuye al jefe de Policía del País Vasco, Enrique Pamiés, superior del inspector Ballesteros.

Según el detalle aportado por los investigadores al juez, a las 11.33 horas queda registrada por la cámara de vídeo la salida del bar Faisán del inspector Ballesteros. Es decir, según los agentes de Germán, este mando policial, que en aquella época se dedicaba a la lucha contra el terrorismo internacional, estuvo en las inmediaciones del bar tres minutos antes de que se produjera el chivatazo y salió del mismo 40 segundos después de que concluyera la llamada a Elosua. Los datos de este último informe, que el juez Ruz ha declarado secreto, corroboran los indicios aportados por el equipo de Carlos Germán sobre el seguimiento telefónico a los imputados y que llegaron a manos de Garzón.

Estos informes detallaron que el 4 de mayo de 2006 Elosua recibió un teléfono móvil de manos de un policía, que se presume fue Ballesteros. Otro policía (según la investigación el jefe superior de Policía del País Vasco) estuvo hablando con él durante más de ocho minutos. Como explicó el propio Elosua a su yerno y quedó recogido en las grabaciones policiales, en esa conversación fue alertado de que estaba siendo seguido y de que estaba prevista su detención en el momento en que pasara a Francia para llevar a ETA dinero procedente de la extorsión al empresariado.

En el informe aportado por la Guardia Civil sobre esa cinta se advierte que los dos cortes que se recogen en ella fueron realizados justo en el momento de la grabación, «en tiempo real», y que la hipótesis «más verosímil» es que fueran realizados de forma «intencionada o negligente».

Pero, según las fuentes consultadas por este periódico, ninguno de estos dos cortes es de máxima relevancia. De hecho, el primero se registra a las 10.50 horas y tiene una duración de tres minutos. El segundo es a las 11.14 y dura 16 segundos. En cualquier caso, los dos son anteriores a que llegara Ballesteros al bar Faisán y a que se produjera el chivatazo.

El equipo de Carlos Germán aportó al juez también una de las últimas peticiones, la cadena de custodia de la cinta de vídeo VHS. En ella figuran los nombres de tres agentes que en aquellas fechas estaban destinados en la Comisaría General de Información. El miércoles 23 tendrán que comparecer ante el juez tanto los peritos de la Guardia Civil como los de la Policía que han realizado los dos informes aportados recientemente para ratificarlos.

Por su parte, Dignidad y Justicia ha pedido al juez Pablo Ruz que celebre un careo entre el jefe del operativo, Carlos Germán, y su superior, el responsable de la Unidad Central de Inteligencia (UCI), José Cabanillas. Esta petición al juez de la Audiencia Nacional surge a raíz de la declaración que prestó el pasado martes Cabanillas señalando que Germán, al que se ordenó investigar el chivatazo, trató de borrar la conversación captada por la baliza de sonido que el dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, llevaba oculta en su coche y en la que contaba a su yerno que un policía le había dado un teléfono y otro le advirtió de la operación en Francia.

«La gravedad de estas manifestaciones», indica el escrito, hizo que el juez citara a declarar al comisario general de Información, Telesforo Rubio, que desmintió a Cabanillas y aseguró que a él «nunca se le informó» de que Germán tratara de borrar el contenido de la baliza «y que si lo hubiera sabido lo habría denunciado».

A juicio de la asociación, «son muchas las contradicciones que existen entre las declaraciones testificales» de estos funcionarios policiales y «es necesario que sean resueltas» por medio de un careo.

A estas contradicciones, el escrito añade que Cabanillas manifestó que Germán mostró reticencias a la operación contra el aparato de extorsión a partir de una llamada del entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, cuando el magistrado se encontraba en comisión de servicios en Estados Unidos.

OORBYT.es

>Vea hoy en EL MUNDO en Orbyt quién es quién en el 'caso Faisán', por Fernando Lázaro.

TERRORISMO Protagonistas en el 'caso Faisán'

Quién es quién en el chivatazo a ETA

Jueces, fiscales, policías, políticos... Desde aquel 4 de mayo de 2006, el elenco de personajes relacionados con la trama del chivatazo es de lo más variado. Todos los agentes investigados siguen en sus puestos.

Fernando Grande-Marlaska.

Fernando Grande-Marlaska.

Fernando Grande-Marlaska. Estaba al frente del juzgado número 5 sustituyendo temporalmente a Garzón. Dirigía la operación contra la extorsión de ETA. Tras descubrir el chivatazo, es quien potenció su investigación. Recibió una oferta para convertirse en juez de enlace en Londres si congelaba el caso hasta el regreso de Garzón.

Baltasar Garzón. Retomó las riendas de su juzgado al mes del chivatazo, cuando volvió de EEUU. Emitió autos exculpando de las investigaciones a mandos policiales. Exculpó al que fuera dirigente del PNV Gorka Aguirre en las investigaciones sobre la extorsión. Las pesquisas se ralentizaron. Citó a declarar como imputados al ex director de la Policía y al jefe superior del País Vasco.

Pablo Ruz. Toma el juzgado de Garzón tras la suspensión temporal del juez estrella por sus causas en el Tribunal Supremo. Es el magistrado que actualmente lleva el caso.

Carlos Bautista.

Carlos Bautista.

Carlos Bautista. Fiscal de la Audiencia que firma el escrito en el que se pide archivar la causa tras descalificar las investigaciones policiales y sembrar la sombra de la sospecha sobre los propios investigadores.

AVT. Asociación que, bajo el empuje de sus entonces abogados Juan Carlos Rodríguez Segura y Manuela Rubio, se personó en la causa. La presidía José Alcaraz.

Dignidad y Justicia. La asociación liderada por Luis Portero se personó en la causa y, al igual que la AVT, impide el silencio público del caso.

Unión de Oficiales de la Guardia Civil Tercera de las acusaciones personadas. Su afán, denunciar a los autores del chivatazo con el fin de que la imagen de las Fuerzas de Seguridad del Estado no se vea afectada.

Partido Popular. Tres años después del chivatazo y tras levantarse el secreto de sumario se personó en la causa. Además, de la mano de Soraya Sáenz de Santamaría y de Ignacio Cosidó, ha llevado el caso al primer plano de la vida política solicitando comparecencias de ministros en el Parlamento y pidiendo explicaciones al Gobierno.

Telesforo Rubio.

Telesforo Rubio.

Telesforo Rubio. Comisario general de Información. Fue quien ordenó que se informara al juez Grande-Marlaska de la existencia del chivatazo tras tener conocimiento por parte del equipo de investigación. Rubalcaba le apartó de la Comisaría General ascendiéndole a una Subdirección en la Policía. Actualmente está destinado en Moscú.

Comisario 13.610. José C. era el comisario jefe de la Unidad Central de Inteligencia. Mano derecha de Telesforo Rubio. Es a quien le reportaba el equipo de investigación las novedades sobre la trama de extorsión. Y es quien comunicó a Marlaska, el chivatazo tres días después de que se produjera.

Inspector jefe 16.586. Carlos G. dirigía el equipo conjunto con Francia en las investigaciones sobre la extorsión. Es el mando al que Marlaska le encargó la investigación. En sus informes situó, entre otros, al director de la Policía y al jefe del País Vasco como responsables de la delación. El fiscal descalifica su trabajo y siembra sombras de sospecha sobre su trabajo.

Joseba Elosua. Dueño del bar Faisán. Sospechoso de dirigir la trama de extorsión de ETA. Es quien recibió el chivatazo policial; después se lo contó a su yerno en un coche balizado por la Policía.

Gorka Aguirre.

Gorka Aguirre.

Gorka Aguirre. Fue responsable del aparato internacional del PNV. Falleció. Fue investigado por su presunta relación con la trama de extorsión por Grande-Marlaska, quien le dejó en libertad bajo fianza tras tomarle declaración. Posteriormente, Garzón retiró su imputación. Sus conversaciones sobre la intermediación en los pagos de la extorsión con el que fuera presidente del PNV Xabier Arzalluz están en la causa.

Víctor García Hidalgo.

Víctor García Hidalgo.

Víctor García Hidalgo. Fue director de la Policía durante el mandato de José Antonio Alonso. En septiembre de 2006 fue destituido por el titular de Interior actual, Pérez Rubalcaba. Los investigadores le sitúan como el hombre que ordenó dar el chivatazo a ETA. Es secretario de Organización del PSOE en Álava.

Jefe Superior del País Vasco. Número 18.986 [Enrique Pamiés]. Los investigadores sostienen que es quien habla con Elosua durante 492 segundos el 4 de mayo de 2006 y le da la información de los seguimientos. El fiscal dice que esta tesis es inconsistente y que el testimonio del propio imputado es veraz. El mando dijo que estaba realizando un contacto con una fuente suya en ETA.

Inspector de Vitoria. José María B. con número 58.701. La investigación policial concluye que, siguiendo órdenes del jefe superior, fue quien entregó su propio teléfono móvil a Elosua en el Faisán. A través de ese móvil se dio el chivatazo.

Inspectora jefa 73.938. María Teresa H. estaba al frente de la sección de análisis de la Unidad de Información de San Sebastián. Ha ascendido y dirige la Unidad de información de la capital guipuzcoana. Según la investigación, proporcionó al jefe del País Vasco las informaciones sobre las fases operativas, saltándose el conducto reglamentario, contra el entramado de extorsión etarra.

Comisario 16.873. Alberto L. de la comisaría de Información y jefe de la brigada de Francia, con número 16.873. Estaba en comunicación con el jefe superior del País Vasco desde la víspera del chivatazo. Tuvo un papel clave, según los informes, policiales, para que la actuación policial en Francia resultara frustrada.

1 comentario:

  1. Vomitivo todo esto. Espero que sus conciencias les pasen factura.

    ResponderEliminar