miércoles, 1 de junio de 2011

El PSE se abre al 'acuerdo puntual' con Bildu en política social y fiscal


J. M. ALONSO / San Sebastián

01/06/2011/ El Mundo

Ve «coincidencias posibles» pese a los «planteamientos utópicos» de la coalición
Zapatero embusteroEsta vez sí estaba el programa de Bildu sobre la mesa, pero la reunión se prolongó lo mismo que con los representantes del PNV: una hora. La delegación del PSE que acudió ayer a la reunión con la coalición abertzale, dentro de la ronda de contactos que mantiene la fuerza más votada en Guipúzcoa para conformar gobiernos en la Diputación y el Ayuntamiento de San Sebastián, pudo conocer de primera mano las propuestas de la formación para el territorio. La falta de un planteamiento concreto había sido reprochada un día antes por el PNV para cerrar la puerta a acuerdos globales y justificar los escasos 60 minutos de encuentro.

Pero ni con el programa de por medio hubo sorpresas. Tal y como se esperaba, ambas formaciones evidenciaron la existencia de diferencias «importantes» o «insalvables», según el término utilizado por cada una, que imposibilitan cualquier entendimiento a nivel global. Esta postura engarza con la anunciada negativa del PSE a suscribir cualquier pacto con Bildu en el País Vasco, y que va a llevar al socialista Miguel Buen a presentar su candidatura para presidir la Diputación, según admitió al término de la reunión.

En todo caso, Buen sí expresó su voluntad de alcanzar acuerdos «puntuales» con Bildu en asuntos donde las «coincidencias seguramente sean posibles», como en los servicios sociales e incluso en la controvertida materia fiscal. Y es que el dirigente socialista aseguró haber constatado que la coalición es «proclive a trabajar» en el llamamiento realizado por el lehendakari, Patxi López, para rubricar un pacto en este sentido en toda la comunidad y al que el PNV «no quiso dar respuesta» en su momento.

No obstante, alcanzar un acuerdo global en esta materia se antoja muy complicado, ya que existen grandes diferencias que separan a ambas formaciones, por ejemplo, en el capítulo de impuestos, pero sobre todo por el rechazo de Bildu a la fusión de las cajas vascas. En este sentido, Buen admitió que percibe «planteamientos un tanto utópicos» en la coalición, aunque no imposibilitarían los acuerdos puntuales en las Juntas Generales, y advirtió de que «bajar a la acción de gobierno siempre hace rebajar muchas de las pretensiones».

A grandes rasgos, las principales fricciones descansan en las grandes infraestructuras, con Bildu en contra de la construcción del puerto exterior de Pasajes y de la incineradora. De ahí, la propuesta del PSE y del PP al PNV para conformar una triple alianza que impida el liderazgo institucional de Bildu y que evite que se «paralice» el territorio.

Pero esta entente, como ya evidenciaron el lunes los dirigentes nacionalistas y socialistas, está hoy muy lejos de consumarse a partir del veto del PNV al PSE en el Consistorio de San Sebastián, que también imposibilita cualquier acuerdo en la Diputación.

Ayer, Buen volvió a ratificar la postura socialista y advirtió de que no apoyarán la candidatura de Markel Olano al Ejecutivo foral si no existe un acuerdo global previo con el PNV que incluya a la capital guipuzcoana y otros ayuntamientos, como Andoain o Rentería.

Junto a Buen, la delegación socialista la completaban Miguel Ángel Morales, Susana Corcuera y Julio Astudillo. Bildu, por su parte, mantuvo la representación del día anterior con el candidato a diputado general, Martín Garitano, Ander Rodríguez, Iñaki Agirrezabala, Lohitzune Charola e Idoia Ormazábal. Al término de la reunión, Garitano valoró que el PSE es «determinante en este nuevo tiempo político», por lo que mantendrá abiertos los cauces de comunicación con los socialistas. La coalición cierra hoy con Aralar la ronda de contactos tras el no del PP.

1 comentario:

  1. Ya a comenzado el baile, ahora haber si sabemos hacer bien la cama.

    ResponderEliminar