domingo, 27 de marzo de 2011

EA presenta 'un sujeto electoral' para cobijar a Batasuna


IKER RIOJA ANDUEZA / Estella/ El Mundo

Zapatero embustero

Eusko Alkartasuna hizo suya, sin vergüenzas, la estética y el discurso de la izquierda abertzale tradicional y anunció lo que ya era vox populi, que este partido y los herederos de la ilegal Batasuna concurrirán de la mano en las municipales, forales y autonómicas del próximo 22 de mayo. Ayer se presentó lo que se denominó un «sujeto electoral» que servirá de cobijo a la formación abertzale.

En la localidad navarra de Estella, escenario habitual de las reivindicaciones nacionalistas vascas desde el siglo XIX, se presentó el «sujeto electoral» -aún sin bautizar, aunque se barajaba la opción de Bildu- que pugnará con UPN, PSN, PP y Nafarroa Bai en la comunidad foral, pero en ningún momento EA ocultó que esta «acumulación de fuerzas» independentistas, en la que también colaboran Alternatiba y Araba Bai -escisiones de EB-IU y Aralar, respectivamente- se extenderá igualmente a Álava, Vizcaya y Guipúzcoa.

«Hacemos un llamamiento desde Navarra a toda Euskal Herria para conformar una oferta electoral participativa, plural y aglutinante», clamó el líder de EA en Navarra, Maiorga Ramírez. La fórmula empleada será confeccionar unas listas con representantes de las formaciones perfectamente legales de la plataforma y con independientes de la órbita de Batasuna, quienes, al no haberse destacado como miembros de ninguna de las otras 14 marcas que, hasta la fecha, había presentado el brazo político del Movimiento Vasco de Liberación Nacional (MLNV), podrían sortear sin mayor problema la Ley de Partidos.

Además, la presencia de independientes en una plancha electoral, habitual en todas las formaciones y mucho más en unos comicios locales, permitiría a Batasuna evitar el registro de un nuevo partido y la presentación de unos estatutos, una vía que, a tenor de lo ocurrido con Sortu esta semana, no le ha resultado nada favorable, pese a su apuesta por las «vías pacíficas y democráticas».

En todo caso, todo este operativo está mucho más definido en Navarra, ya que las asambleas de EA y Alternatiba, como publicó ayer este periódico, aún no han dado luz verde a la coalición en la comunidad autónoma vasca.

Lo que sí está acordado ya son los ejes del proyecto. Según repitieron representantes de EA y otros portavoces de movimientos ciudadanos afines a Batasuna, como Ikasle Abertzaleak, por ejemplo, se perseguirá la «construcción nacional de Euskal Herria» y, en el caso concreto de Navarra, la «superación» del marco estatutario y la integración en la comunidad autónoma vasca.

En todo caso, la izquierda abertzale ha colado en esta nueva coalición electoral viejas reivindicaciones, como el apoyo a los presos de ETA o las reiteradas protestas por los abusos, tortura y represión que, según ellos, emplean Francia y España contra el pueblo vasco.

Los miembros de EA presentes en el acto las asumieron y aplaudieron. La presencia de la vieja guardia del partido, encarnada en el ex lehendakari y fundador, Carlos Garaikoetxea, y en el histórico parlamentario vasco Rafa Larreina, dio legitimidad a este viraje del partido ante la división que generó en su día y que desembocó, en 2009, en una escisión moderada, Hamaikabat, hegemónica en Guipúzcoa, pero no en el resto de provincias.

Pocas referencias hubo a la reciente decisión del Tribunal Supremo de no permitir la inscripción de Sortu como partido legal -el plan A de la izquierda abertzale para no desaparecer de las instituciones-, aunque tanto Maiorga Ramírez como la radical Bakartxo Ruiz admitieron que el camino para que el nuevo sujeto político esté en las urnas será complicado.

Creen que el Estado «tiene miedo» de la fuerza de esta suma soberanistas y dan por sentado que tratará de «obstaculizar» su andadura. «Pero no nos van a achantar», concluyó Ruiz.

1 comentario:

  1. Parece mentira, aunque ya se sabe, Dios los cria y ellos se juntan.

    ResponderEliminar